• Inicio
  • Blog
  • Un viaje de pura libertad: Pedaleando por Chile

Un viaje de pura libertad: Pedaleando por Chile

Por: Chile Travel | Fecha: 4 Junio, 2020 | En: Aventura ,

Uno de los mayores placeres de la vida es viajar y conocer lugares nuevos. Ahora, si a ese viaje se le suma una bicicleta, la experiencia se puede transformar en algo diferente e inolvidable, aseguran los acérrimos seguidores del pedaleo por Chile.

En esta nota consultamos a una serie de expertos en ciclismo, quienes nos dieron a conocer información clave de sus rutas favoritas del norte, centro y sur de Chile, llenas de atractivos para todos los amantes de la bicicleta, de todas las edades y niveles de entrenamiento.

Norte de Chile, la bicicleta de un viejo conocido de la música mundial

De los Apeninos a los Andes fue la inspiración de este viaje. Lorenzo Jovanotti, el célebre cantante italiano que en Chile gozó de fama en los años 90, se embarcó en un viaje de 4.000 km arriba de su bicicleta que incluyó gran parte del norte chileno, para su serie documental “Non voglio cambiare Pianeta” (No quiero cambiar el planeta).

El docutrip de 16 episodios que fue realizado durante enero y febrero de 2020, está disponible para un servicio de streaming italiano, pero los lugares que llenó de música, palabras, subidas, descensos y mucho sudor, pueden ser recorridos por todos quienes se embarquen en esta aventura.

Partiendo en Santiago, avanzó en bicicleta toda la carretera (Ruta 5) que une la capital con el norte chileno, hasta llegar a la ciudad de La Serena. Luego pedaleó por más de 2.000 kms, avanzando desde Isla Damas hasta llegar a Atacama, sólo con dos maletas “ligeras”: 20 kilos para la bicicleta y 20 para el equipaje.

Atravesó el desierto hasta llegar a Antofagasta y San Pedro de Atacama donde el fuerte viento y las oscilaciones climáticas, fueron los desafíos más difíciles de un viaje “mágico, cargado de poesía”, cómo él mismo lo expresó.

En un artículo de la revista Vanity Fair Italia Jovanotti reflexiona de su viaje: “Uno piensa en la vida cuando viaja”. Con una filosofía que se ajusta a este tipo de aventura, uno de los regalos que una ruta así ofrece es la posibilidad de conocer a las comunidades. Hablar con hombres y mujeres que te recuerden a tus padres, en ciudades mineras que parecen haber sido extraídas de una página de Soriano. “Sé que no estoy solo, incluso cuando lo estoy. En un viaje así todos te acompañan”, remata.

Santiago y Centro de Chile, un viaje en bicicleta a las montañas

Un exponente mundial del ciclismo, que se enamoró de las rutas chilenas, es el británico Daniel Hughes, quien recorre el mundo buscando las mejores imágenes arriba de su bicicleta y que cuando pedaleó por la cordillera de los Andes afirmó que: “Valle Nevado es, sin duda, una de las diez mejores escaladas del mundo. Para mí, no creo que haya un mejor lugar para montar o fotografiar el planeta. ¡3000m en vertical y 58 curvas!”.

Valle Nevado se encuentra a sólo una hora de distancia de Santiago. Es un centro de esquí famoso por sus fascinantes pistas de nieve, precisas para todos los deportes de temporada. Esta no es una ruta muy común, pero si se disfruta del ascenso en bicicleta, esta es una alternativa dentro de Santiago. Para hacer este camino, Hughes aconseja: “Nada puede prepararte para la grandeza de Valle Nevado, ninguna escalada en el planeta podría superar esta. La clave es una sola: Juntos comenzamos, juntos montamos, juntos terminamos”.

El chileno Patricio Goycolea, con su proyecto “Guardian del Valle”, ha subido diversas cumbres, entre ellas el imponente “Cerro El Plomo” en las cercanías de la ciudad de Santiago. “He recorrido grandes altitudes de los Andes durante la realización de mi proyecto, el que busca ascender y descender en bicicleta las montañas más altas de Chile, montañas que no fueron elegidas al azar, sino que eran denominadas “APUS” por los Incas.”

El Cerro el Plomo se encuentra en la cuenca de Santiago y “tiene una historia desconocida para muchos que, a través de la bicicleta es posible conocer”, comenta Patricio. El nivel de dificultad de este recorrido es alto y para seguidores de la rama de Mountainbike del ciclismo. Patricio y los miembros de su proyecto aconsejan: “De partida tienes que considerar el terreno, que es más suelto, no hay huella, por lo que la bicicleta va a reaccionar de forma diferente. Se debe chequear la suspensión, los neumáticos e ir preparados para convivir con la alta montaña”, concluye.

La recompensa es enorme. Llegar a un lugar sagrado para los Incas, que ofrece un silencio y quietud palpables, en contraste a la agitación de Santiago a sólo unos cuantos kilómetros. Por cuatro días vivieron esta aventura, perfecta para fanáticos del montañismo y ciclismo.

Haciendo cicloturismo por la Carretera Austral

Lo primero que debes tener claro para esta travesía es que te toparás con lugares recónditos de una belleza inigualable. Lo segundo es que el clima es protagonista y se debe considerar este factor durante todo el viaje. Sin embargo, recorrer la Carretera Austral es una experiencia transformadora.

¿Estás preparado para recorrer 960 kilómetros? La Carretera Austral es lo más emblemático de la Patagonia chilena. Desde la ciudad de Puerto Montt hasta Villa O´Higgins en Aysén, descubrirás fiordos, bosques nativos y vírgenes, ríos tormentosos y montañas con una inmensidad que inquieta, y el lago más grande de Chile, el Lago General Carrera.

Patricio Goycoolea describió la Patagonia como “uno de los pocos lugares salvajes que quedan en el planeta” debido a la crudeza de la naturaleza y su geografía. En relación con las rutas para recorrer, asegura que “Puerto Río Tranquilo, Coyhaique, Puerto Bertrand, Cochrane y Villa O´Higgins, son lugares que tiene un potencial muy grande con senderos increíbles” para recorrerlos en bicicleta.

Para comenzar, se debe partir desde La Junta, sector ubicado en la zona norte de Aysén. Existen variados hospedajes, restaurantes, transporte terrestre, Internet, talleres mecánicos y supermercados para abastecimiento.

Desde La Junta se continua hacia el sur hasta Puyuhuapi. Luego la Carretera Austral avanza a través del Parque Nacional Queulat hacia la ciudad de Coyhaique, que cuenta con todos los servicios y facilidades turísticas, y está situada entre los valles del río Simpson.

Desde allí, la Carretera Austral asciende por valles y montañas. Un imperdible es la vuelta al Lago General Carrera. Según Goycoolea, para disfrutar al máximo cada kilómetro arriba de la bicicleta, lo ideal es “bajar hacia Villa Cerro Castillo y seguir hasta Puerto Rio Tranquilo, luego Puerto Bertrand, Puerto Guadal y finalmente llegar a Chile Chico. Ahí debes tomar un ferry que cruza el lago y que llega hasta Puerto Ibáñez. Es un paisaje maravilloso lleno de lagos, ríos, bosques nativos y glaciares. 100% recomendado”.

En todo este recorrido, si hay un atractivo turístico que debes conocer sí o sí, son las Capillas de Mármol. Más al sur, el paisaje se torna especialmente salvaje y muy accidentado. Se puede tomar el desvío que llega hasta Caleta Tortel, famoso poblado de pasarelas de ciprés, o seguir hacia el sur hasta llegar a Villa O´Higgins, donde termina la Carretera Austral.

BONUS TRACK

Ruta de los Siete Lagos en Panguipulli

Esta zona ubicada a 105 kilómetros al noreste de la ciudad de Valdivia, en la Región de Los Ríos, está conformada por los lagos Panguipulli, Calafquén, Pirihueico, Pellaifa, Riñihue, Neltume y Pullingue y al llegar entregan una cálida bienvenida con paisajes de ensueño. La frondosa vegetación, bosques milenarios, ríos, volcanes, termas mineralizadas con fierro, cobre, aluminio, sílice y azufre; montañas y atractivos por doquier harán que tu experiencia como cicloviajero sea imborrable.

Además de recorrer pedaleando toda la Ruta de los Siete Lagos en Panguipulli, se puede realizar actividades outdoor como trekking, rafting, kayak, esquí acuático, velerismo o pesca recreativa. Del mismo modo se puede apreciar de manera personal cada detalle de la ruta, los colores, puestas de sol, y estar en contacto con la naturaleza.

La ruta está ajena al tumulto de la ciudad y a la vida ajetreada o nocturna. Aquí solo hay paz, rodeado de centros termales y lagos, exuberante vegetación y una panorámica insuperable a los volcanes Mocho Choshuenco y Villarrica.

Recorriendo la isla grande Chiloé

Si se quiere conocer arriba de una bicicleta un lugar mágico y misterioso, de arquitectura sorprendente y habitantes nobles, definitivamente se debe viajar a la Isla Grande de Chiloé.

Conocida en todo el mundo por sus icónicas iglesias de madera, las cuales fueron construidas por misioneros jesuitas en los siglos XVII y XVIII, actualmente muchas son Monumento Nacional de Chile y también Patrimonio de la Humanidad.

Para llegar a la isla se debe tomar un ferry en Pargua, Puerto Montt, el cual llega a Chacao, a pocos kilómetros de Ancud. Desde ahí comienza el recorrido de 180 kilómetros de longitud. La isla posee senderos rodeados de bosque y mar, de pendientes increíbles que pondrán a prueba la resistencia física y capacidad de la bicicleta. No se puede dejar de visitar la pintoresca Dalcahue, Castro, el Muelle de las Almas en Cucao, Chonchi, y el Parque Nacional Chiloé.


Escrito por: Chile Travel

Guía para descubrir los destinos excepcionales que se encuentran de norte a sur en Chile, compartiendo información y valiosos datos con todos los viajeros que aman su naturaleza indómita, paisajes llenos de contrastes y, por sobre todo, la calidez de su gente. // A guide to discover extraordinary destinations from north to south of Chile, sharing information and important data with travelers that love its untamed nature, landscapes full of contrasts and, above all, the warmth of its people.

Guía para descubrir los destinos excepcionales que se encuentran de norte a sur en Chile, compartiendo información y valiosos datos con todos los viajeros que aman su naturaleza indómita, paisajes llenos de contrastes y, por sobre todo, la calidez de su gente. // A guide to discover extraordinary destinations from north to south of Chile, sharing information and important data with travelers that love its untamed nature, landscapes full of contrasts and, above all, the warmth of its people.