Vinos y comida

A lo largo de toda la costa chilena se pueden encontrar ricos productos del mar: congrio, corvina, mero, reineta y salmón son los pescados que encontrarás en platos como caldillo de congrio, congrio frito, corvina al horno con salsa de mariscos, salmón con alcaparras, además de todo tipo de mariscos, como jaibas, erizos, machas, ostiones, choritos (mejillones), en diferentes preparados.

Un paseo infaltable en cualquier lugar de la costa que estés es ir a probar estos platos marinos, en AricaIquique, las playas de CopiapóLa SerenaValparaísoConcónAlgarroboValdivia, Angelmó (Puerto Montt) y en Chiloé, donde podrás comer ostras en abundancia, e Isla de Pascua que se luce con sus pescados polinésicos.

En la zona central, prueba las empanadas (de carne, queso o mariscos), los generosos sándwiches, la cazuela, el pastel de choclo, las humitas, los porotos granados, las longanizas y diversos platos con carne de vacuno o cerdo.

Todo esto encontrarás en SantiagoRancaguaSanta Cruz, Talca, Chillán,Concepción y Osorno. Y en ciudades como Valdivia, Osorno, Puerto Varas,Frutillar Puerto Octay te esperan las exquisiteces de la repostería alemana, tradición que viene de los colonizadores que legaron a esta zona en el siglo XIX.

Más al sur, en la Patagonia, podrás disfrutar carnes de animales no tradicionales como el jabalí y avestruz, el famoso cordero asado al palo y centollas.

Si quieres llevar algo de recuerdo de tu viaje, hay locales especializados que ofrecen mermeladas picantes o de vino, miel orgánica, condimentos mapuches como el merkén, excelentes aceites de oliva y, por supuesto, vinos y pisco en gran variedad.

Los vinos chilenos son mundialmente famosos tanto por su calidad, variedad de cepas y precios para todos los presupuestos. Algunos de los mejores vinos del mundo se producen en nuestros valles vitivinícolas de la zona central.

No dejes de recorrer alguna de las rutas del vino, en el Valle de AconcaguaValle de CasablancaValle de San Antonio-Leyda (Aconcagua), Valle del MaipoValle del Cachapoal, Valle de Curicó y Valle del Maule, además de probar exquisitos vinos blancos y excelentes piscos en el Valle del Elqui y el Valle del Limarí.