Turismo de negocios

Santiago es la carta más fuerte, una ciudad totalmente equipada para recibir a exigentes turistas que viajan por negocios o trabajo. Cuenta con carreteras modernas, numerosos centros de eventos, hoteles boutiques y cinco estrellas, una alta y variada gastronomía, vida nocturna y cultural, además de variados atractivos para disfrutar la capital en todo su esplendor.

Además, a menos de una hora, hay excelentes centros de ski, playas y rutas del vino, y a una hora y media, el gran puerto de Valparaíso, las playas de Viña del MarReñaca y Concón, todas con buena infraestructura hotelera y gastronomía con productos del mar.

En Santiago, barrios como Alonso de Córdova y El Golf son muy seguros, están muy bien equipados para este tipo de turismo y conectados por rápidas autopistas con el aeropuerto. Aquí los turistas encontrarán todo lo necesario para una cómoda y placentera estadía.

Si prefiere hacer negocios o seminarios mirando un lago ante el imponente Volcán Osorno nevado, Puerto Varas en la zona sur de Chile es el lugar indicado. Ofrece una excelente infraestructura, con hoteles y restaurantes de primer nivel, un aeropuerto a poco más de 30 minutos, un casino y un entorno majestuoso, que después de una extensa jornada de trabajo permite escapadas para visitar, por ejemplo, los Saltos del Petrohué, el Lago Todos Los Santos y el frondoso Parque Nacional Vicente Pérez Rosales.

Pucón, a la orillas del Lago Villarrica, es otro destino sureño que combina buena infraestructura hotelera con paisajes increíbles y centros de ski. Otra alternativa esValdivia, también en la zona sur, a orillas del Río Calle Calle.

Esta animada ciudad cuenta con un moderno hotel y centro de eventos, casino, restaurantes de herencia alemana, sorprendentes vistas naturales y un aeropuerto en las afueras.

En la zona norte del país, AricaIquique y Antofagasta ofrecen hotelería, gastronomía y casinos junto al mar, que pueden ser punto de partida para una escapada al Desierto de Atacama.

Chile cuenta con modernas carreteras y autopistas, amplia red de telecomunicaciones, Internet banda ancha, conexión WiFi en la mayoría de las grandes ciudades, y una estabilidad económica y social que lo convierten en un destino ideal para convenciones, eventos, reuniones de negocios y viajes de incentivos.

Si a esto se suma una naturaleza espectacular, que incluye desierto, nieve, playas, viñedos, termas, volcanes, ríos y lagos donde se pueden practicar deportes o simplemente descansar, no hay dónde perderse. Un viaje de trabajo o negocio no tiene por qué ser un sufrimiento.